Religiosidad popular en la actualidad
Religión

Religiosidad popular en la actualidad

Si mantienes alguna creencia no requiere realizar una oración a San Judas, pues al menos en el caso de la religiosidad popular este es un concepto propio devenido de las ciencias sociales pero enfocado al ámbito religioso, sobre todo si se trata de la antropología de la religión, de la sociología de la religión, la historia de las religiones y de otras ciencias referidas a la religión.

Existen ocasiones en las que se debe emplear de manera intercambiable diversas expresiones como la de piedad popular, que de forma inequívoca ya que no se trata de un equivalente de los mismo.  La religiosidad popular se refiere más a la forma en que vive la religión un pueblo determinado entendido como pueblo llano; que se encuentra en contraparte a lo que se denomina religiosidad oficial, pues esta es la practicada por las élites, los intelectuales y la jerarquía eclesiástica. Es aquí donde es conocido el hecho de que en oportunidades las manifestaciones de la religiosidad popular suelen ser consideradas  por la religiosidad oficial como parte de las supersticiones.

Podemos traer a colación algunas diferencias que existen, de una con respecto a otra, la primera es que la oficial es considerada de máxima importancia y su mayor expresión es la hierofanía fundacional o la manifestación de lo sagrado; mientras que cuando nos referimos a la religiosidad popular esta se centra en diversas prácticas que contienen rituales y además en la manera de mantener una relación estrecha propiciatoria con las entidades sobrenaturales;

Cuando se trata de la religión oficial esta es transmitida por medio de mecanismos dirigidos hacia la socialización interna de las instituciones religiosas, es decir, el reclutamiento del clero, los seminarios y otras instituciones de enseñanza religiosa reglada, que alcanzan todos los niveles desde la catequesis, la escuela dominical, entre otros; mientras que la religiosidad popular solo abarca el ámbito local y familiar a través de las vivencias colectivas de todo tipo como tradiciones populares, festividades, peregrinaciones, romerías, procesiones, ritos de paso conectados en el límite entre la vida y la muerte y además de los distintos estados o edades, involucrando elementos de la vida cotidiana como la gastronomía, la indumentaria, entre otros. 

Es relevante destacar que la religiosidad popular es manejada como una manifestación de la fe vivida por cada una de las personas que la profesan, por lo que no debemos considerar que esta de plano se comporte como negativa en cuanto a que solo cada persona de manera individual puede responder de sí mismo y su creencia. De manera que  la religiosidad popular solo se trata de una manera en la que el cristianismo es encarnado en las distintas culturas y estados étnicos, una forma de vivirlo y por ende, de manifestarlo en el pueblo; la religiosidad popular es expresada en las formas en las que el pueblo muestra su fe, de manera imaginativa, mostrandola intuitiva, a través de símbolos, de carácter festivo y comunitario. En pocas palabras se trata del culto en las calles.