¿La espiritualidad pasará de moda?
Religión

¿La espiritualidad pasará de moda?

En el mundo siempre ha habido auges diversos, por ejemplo en los estudios en unas épocas se encuentra de moda la informática, en otras el derecho o estudiar un master en administración, para mas información ver eae precios master, con respecto a lo religioso este ámbito siempre ha estado en boga, pero al parecer en la actualidad todo ha cambiado. ¿Quizás sea que el aspecto espiritual ya se está extinguiendo? 

Nunca antes se habían visto tanto ateos como en la actualidad, y ello no solo en cifras, sino en porcentajes totales referidos a la humanidad. De acuerdo a un estudio internacional realizado a través de una encuesta a más de 50 mil personas en 57 países distintos, la cantidad de personas que aún se consideran religiosas disminuyó del 77% al 68% sólo entre el año 2005 y el año 2011. Mientras que la cantidad de personas que se consideran a sí mismos como ateos se incrementó en un 3%, para representar el 13% del total. Si bien es cierto que los que dicen no creer en algún dios no son mayoría, dichas cifras podrían ser una tendencia del posible pronóstico de que la fe enfocada en una divinidad pasará en el futuro a ser algo del pasado. 

La más reciente dimensión de lo que es ser espiritual

De acuerdo a los conocedores del tema, por una parte proliferan gran cantidad de iglesias con diversidad de cultos que son de mayor o menor envergadura, cuyos nombres suelen ser de bastante interés. Mientras que por otro, se encuentran personas que dicen ser religiosos, pues creen que su vida realmente requiere de algún tipo de dimensión espiritual, pero no necesariamente asisten a un templo o iglesia ya que no se encuentran de acuerdo con esto, o con lo otro. O bien, porque no desean que alguien intente regir de alguna manera sus vidas. Con ello no se quiere dar a entender que las iglesias existente no son fuertes, sino que sólo son una dimensión de la religiosidad. 

Para otros conocedores del tema, sostienen que ha surgido una nueva espiritualidad nueva que se encuentra compuesta de un entorno cargado con  personas que poseen una preocupación más profunda. De ser así, es un gran número de personas las que se encuentran con espiritualidad profundas, y ello podemos encontrarlo a manos de personas que viven luchas ambientales, ecológicas, de la mujer, contra el machismo y la violencia. Estas son personas que en realidad no tienen tiempo para pisar una iglesia nunca, y se encuentran espiritualmente divorciados de las religiones, pero contrariamente cuentan con una espiritualidad plena. 

En las instituciones educativas se nota quizás con mayor vehemencia entre los mismos estudiantes que al menos  una tercera parte de ellos se muestra y se identifica como muy espirituales, lo que no quiere decir que se encuentren afiliados a determinada religión. Estas personas al parecer conforman una tribu aparte ya que no cuentan con ninguna conexión religiosa, más no es así con su sentido espiritual conectado a una gran conciencia social. Muestra de ello es que desde hace quizás unos 30 años, en Estados Unidos gran número de personas ya no se encuentran afiliadas a una determinada religión.

a manera de hablar de la fe irrumpió con fuerza más o menos desde finales de los años 80, ya no se hace en términos de religión, sino que se encuentra enfocada hacia la espiritualidad. Y es que tal dicotomía lingüística no es más que el reflejo de ese cambio social religioso ante el aumento de los no afiliados.